G-20: la Argentina, líder por dos días

Nuestro país, que está atravesando una crisis económica financiera de gran magnitud, y que ha debido acudir al Fondo Monetario para poder encararla , tiene también en esta Cumbre la importante misión de defender el multilateralismo.

Este 30 de noviembre y 1° de diciembre, como sabemos, se llevará a cabo en Buenos Aires la Cumbre del G-20. Esta Reunión de los 20 Estados más ricos del mundo, que representan el 85 % de la economía mundial, el 75 % del comercio, el 80% de las inversiones y que constituyen dos tercios de la población mundial, es sin duda un hecho de gran relevancia para la Argentina.

Esta agrupación de 20 países que se constituyó en el año 1999 durante la reunión e Colonia, Alemania, de los ministros de Economía y Finanzas del G-7, que sólo abarcaba a las economías industrializadas, se amplió dando lugar al ingreso de varios países emergentes y a potencias regionales no industrializadas.

El motivo de su creación obedeció a la reiteración de las crisis financieras de los años 90, las asiáticas (Filipinas, Corea, Malasia Indonesia y Tailandia), la de Rusia y la de Brasil. En ese marco, el ministro de Economía de Canadá, Paul Martin, fue el que le dio forma a la propuesta (y por su iniciativa invitó a la Argentina) de este Grupo de Estados, con el objetivo de impulsar un espacio de reflexión y un foro de cooperación donde se trataran los temas relacionados con el sistema financiero internacional, la estabilidad y el crecimiento.

Las Cumbres de Líderes se efectúan anualmente. La de Buenos Aires se realiza después de las Cumbres realizadas en Hamburgo (Alemania, 2017) y en Hangzhou (China, 2016), donde la Agenda se apartó de cubrir solamente temas financieros y se incluyeron otros, ya que el G-20 no tiene una agenda rígida en sus Cumbres.

No hace falta destacar la importancia que tiene para la Argentina esta membrecía dentro de este selecto grupo de países, ya que sólo otros dos países latinoamericanos son Miembros: Brasil y México. Todos los Estados miembros del G-20 tienen un PBI superior al de nuestro país y exportan más mercancías y servicios que nuestro país.

Más allá de la importancia de pertenecer al G-20, la Reunión de Buenos Aires representa para nuestro país una importante vidriera internacional. El conocimiento mundial es muy importante debido a su posición geográfica distante de los grandes conglomerados poblacionales y a su histórico aislamiento.

La Agenda de la reunión del G-20 se ocupará del tema del Empleo, de la importancia de la Infraestructura para el desarrollo y de la Seguridad Alimentaria, todos ellos son los temas que el Gobierno argentino incluyó.

Lamentablemente, el tema del Cambio Climático (sustituido genéricamente y equivocadamente por Medio Ambiente) no está en la Agenda principal y solamente fue abordado, tangencialmente, por la firme oposición de los Estados Unidos, pese a todas las evidencias que señalan la necesidad de tomar medidas básicas y extremas ante un inexorable cambio climático catastrófico, como lo acaba de anunciar el Comité de expertos de las Naciones Unidas (IPCC) reunidos en Inchon, Corea del Sur.

La Argentina podría impulsar que se realicen a nivel global negociaciones que puedan lograr transformaciones rápidas y sin precedentes en diferentes sectores, como la energía, la industria y las infraestructuras ya que de continuar al nivel actual, la temperatura global se elevará en 1,5 grados Centígrados para el año 2030.

La Argentina debería hacer un llamado, en esta reunión, a tomar mayor conciencia del tema en su posición de anfitrión de la misma.

Nuestro país, que está atravesando una crisis económica financiera de gran magnitud, y que ha debido concurrir al Fondo Monetario para poder escapar de ella, tiene también en esta Reunión la importante misión de defender el Multilateralismo.

Esta nueva situación internacional donde el comercio global, por primera vez en muchos años, comienza a deteriorarse debido a la imposición de aranceles proteccionistas, hace que este tema, que si bien no se encuentra directamente en la agenda, deba ser abordado, ya que para países como el nuestro es vital la defensa del multilateralismo, no solamente el comercial.

El desafío debe ser impulsar la creación de un sistema global de comercio transparente, con reglas claras, sin dumping, promoviendo como objetivo principal el desarrollo equilibrado. Debe tenerse en cuenta que la globalización no es solamente financiera; hoy la producción se realiza cada vez más a través de cadenas globales de valor y el comercio es un motor del desarrollo que integra consumidores del mundo entero. El crecimiento de la economía global comienza a estar en peligro por la guerra comercial emprendida por los Estados Unidos.

El mundo que ha venido creciendo sin tropiezos desde la finalización de la guerra fría en 1989, con la caída del muro de Berlín, permitió que se cayeran no solamente las fronteras ideológicas sino que ello influyó, decididamente en ampliar los flujos comerciales, el turismo y las inversiones como jamás la humanidad lo había conocido.

Ese fenómeno, denominado “globalización”, hizo que países alejados y encerrados se abrieran al mundo y pudiesen competir y vender sus productos. El ejemplo más destacado es, sin lugar a dudas, el de China, aunque muchos de sus vecinos de Asia también supieron aprovechar esta brecha e incrementar sus volúmenes comerciales y su presencia en los grandes mercados.

Latinoamérica en su conjunto sacó ventajas comparativas por el incremento del precio de sus commodities y a través de sus alianzas comerciales como el Mercosur.

La tarea no será fácil ya que existe un fuerte impulso en sentido contrario desde la principal potencia mundial, los Estados Unidos, que al ver peligrar su hegemonía comercial está llevando a cabo una lucha comercial, apelando a todos los recursos con que cuenta, los geopolíticos en primer instancia.

En síntesis, la Reunión del G-20 de Buenos Aires puede servirle a nuestro país para definir los grandes principios de su política exterior, apoyada en la mayoría de los sectores políticos, empresariales y sindicales, como son la defensa del multilateralismo, del medio ambiente, de la igualdad jurídica de los Estados, de la igualdad de género y de la defensa de los derechos humanos y las libertades fundamentales.

 

Esta nota fue publicada en el díario Clarín el día 23 de Noviembre de 2018

Ver nota en Clarín

Anuncios
Esta entrada fue publicada en G20, Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s