La política británica pos-Brexit y Malvinas

Gran Bretaña se está alejando de la Unión Europa, un apresurado Referéndum convocado por un Primer Ministro que aguardaba ansioso el triunfo del “IN” para incrementar su poder, la obliga a separarse, en dos años deberá finalizar el proceso de ruptura, de acuerdo al artículo 50 del Tratado de Lisboa.

Al desvincularse de la Unión Europea Gran Bretaña ha caído en la necesidad de una indispensable modificación de su futura política exterior, después del Brexit necesita modificar su política de Alianzas y lo debe hacer, rápidamente.

Ello nos explica a los argentinos, más allá del cambio de gobierno, el porqué de este último romance británico con la Argentina, con invitaciones a Parlamentarios, comunicados de prensa conjuntos, visitas de Secretarios de Estado y del Canciller de Theresa May.

Esas necesidades británicas podrían ser beneficiosas también para la Argentina si se sabe explotar esa nueva realidad, Gran Bretaña deberá adquirir bienes que antes le proveía, con arancel cero, la Unión Europea, en adelante los podría adquirir en nuestro país, si se llega a un buen Acuerdo Comercial.

Creemos que en la etapa que se avecina y recién comienza el Reino Unido necesitará de nuestra buena voluntad para poder explorar y explotar recursos naturales en el Atlántico Sur, nuestro país podría usufructuar de esta nueva realidad internacional no solo para incrementar nuestras exportaciones y recibir inversiones para nuestro desarrollo, sino para impulsar con mayor respaldo el reconocimiento de nuestros derechos históricos.

Ello es indispensable para el relanzamiento de las relaciones bilaterales desde el costado argentino el conflicto Malvinas tiñe en forma indeleble toda la relación con Gran Bretaña, mucho más allá del 20% (como se dijo por allí) y eso debe aclarársele al Reino Unido previamente a cualquier negociación.

La discusión acerca de la soberanía de las islas NO debe ser el primer tema a negociar, pero tampoco debe ser soslayado indefinidamente. Debemos dejar que el Reino Unido se acerque a conversar pero, ningún avance podrá coronarse sin una negociación sobre el futuro de las Islas.

Sabemos de los errores cometidos por el gobierno anterior que con un discurso agresivo y para el consumo interno creía que avanzaba y lo que hacía era retroceder en nuestro reclamo sobre las Islas. La cuestión hay que resolverla de otra forma, diplomáticamente, sin abandonar el reclamo multilateral pero centralizando la cuestión en lo Regional y en lo Económico-Comercial.

Los habitantes de las islas deben ser respetados y escuchados, pero no son ellos quienes definan la cuestión, el Reino Unido es el que debe decidir su futuro en relación a la Argentina y a Latinoamérica si quiere avanzar como lo dictan hoy sus intereses.

Vale recordar aquí lo que enseñaba el Ex Primer Ministro George Canning, muy conocido por los argentinos: Gran Bretaña no tiene amigos permanentes, tiene intereses permanentes.

Creemos que puede haber llegado la hora que esos intereses permanentes incluyan un buen arreglo con la Argentina.

 

Esta nota fue publicada en el diario Clarín el día 24 de Febrero de 2017

Ver nota en Clarín
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Notas de Prensa, Política Exterior Argentina, Reino Unido, Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s